Tic… tac…

La muerte siempre es dolorosa para quien se queda en el mundo de los vivos. No importa cuánto sepamos que es el orden natural de las cosas, un eslabón más en el ciclo de la vida, o incluso un alivio para alguien que ha estado sufriendo durante años. Perder a un ser querido siempre es doloroso. Sin embargo, el sol vuelve a salir por las mañanas y a ponerse por las tardes, y cada nuevo día añade una capa de niebla sobre el recuerdo, ese recuerdo que amamos y tememos a un tiempo.

Tic… tac…

El tiempo se balancea
en su columpio de plata,
meciendo la tierna noche
con sus manitas templadas.

Sonríe, mi niña, y ríe,
pues pronto llegará el alba.
Alegra el tibio rocío
que de tu rostro resbala.

El cielo de luto está,
con ropas de terciopelo,
lentejuelas de diamantes
y un largo vestido negro.

Mi vida, no llores más,
que ya está amainando el viento.
Podrás contemplar su rostro
en el lago del recuerdo.

Sus llamas se han apagado,
se ha evaporado la cera.
Nos uniremos al cielo
y encenderemos más velas.

No te preocupes por él,
muy pronto vendrá su estrella
y en un océano inmenso
irá a bañarse con ella.

cropped-mifirmapfds-margenes-1.pngcreativeCommons

Pablo Fernández de Salas

4 comentarios sobre “Tic… tac…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s