El sauce llorón

En la orillita del río
flota una hoja de sauce,
una hoja que en su avance
es inmune al hostil frío.

Al hostil frío es inmune
y a la humedad de las aguas,
que a Deltebre de Cantabria
van a morir cuando fluyen.

La hojita fletó en La Alfranca
y arribará a Mequinenza.
Allí un embalse la para
como un control de fronteras.

Si las nieves de Pidruecos
pueden bañarse en Castilla,
¿por qué a nuestra pobre hojilla
se le veda su trayecto?

Y es que la hojilla no entiende
del hombre y sus malandanzas,
que o nuevas fronteras quiere,
o reprime con matanzas.

Las aguas circulan libres,
libres circulan las aguas;
el alma del río vive
hasta que un muro la atrapa.

Flota una hoja en su cauce;
al hostil frío es inmune.
Sin embargo, llora el sauce
por la quietud que los une.

Llora el sauce, está triste,
pues nuevos muros se erigen.
Triste está el sauce y llora.
Llora el sauce. Llora. Llora…

creativeCommons

Pablo Fernández de Salas

 

Visita aquí la entrada original del blog sobre este poema.