Desacoplo

Y, sin más, estuve ahí,
rodeado de mis congéneres,
entre estallidos crueles de «piérdete»
y espontáneos latigazos de «quiéreme».
Todos juzgando, mas ninguno fue célebre.
Sí, yo estuve ahí.

Y me sofocó el contacto,
el continuo trajín a tino
con sus saludos, gritos, pitidos,
risas, reproches, consejos y avisos.
Sin causa, sin intención, sin compromiso;
mas siempre en contacto.

Y tanto pudo el agobio,
la presión de muros sin linde,
la frialdad de rejas invisibles,
el fantasma de acosos imposibles…
que empequeñecí, sintiéndome inservible.
¡Fue tanto el agobio!

Y deseé que acabara.
Proyectando mis pensamientos,
deshilaché las hebras del tiempo,
contribuyendo a expandir su sustento.
La vorágine destempló nuestros cuerpos.
Quise que acabara.

Y se me escapó el control.
Con la expansión desenfrenada
y mi apatía fuerte y lozana,
me abandoné a la pasión de las aguas,
cuya impetuosidad mis fuerzas drenaba,
perdido el control.

Y entonces me quedé solo.
En lo que dura un pestañeo
creció mi desdicha, sin remedio.
Vi mi esperanza inalcanzable, lejos.
Y, junto a ella, desapareció el miedo.
Y me quedé solo.

Y así avanza mi destino:
deambulando por el vacío
sin nada que me guíe. Perdido.
Solo. Un neutrino muerto de frío
que confecciona versos para sí mismo.
¡Ah… cruel mi destino!

creativeCommons

Pablo Fernández de Salas

 

Visita aquí la entrada original del blog sobre este poema.