Ondas gravitatorias


Hay un rumor en el aire
que habla de tiempos pasados,
distancias inconcebibles
y amores insospechados;
de eventos sin parangón;
de hechos extraordinarios;
de pasiones desatadas
en un violento espectáculo.

Hay un rumor en el aire
que resuena en las cavernas,
en el polvo del desierto
y en las venas de la ciencia.
Un rumor que se propaga
del Universo en su esencia,
sobre el tapiz de su alma,
y hace que tiemble la Tierra.

Es el rumor de la muerte
y el rumor de un nacimiento;
rumor que vibra en las lentes
de largos brazos abiertos.
El rumor de dos estrellas
tras un extenso cortejo;
el rumor de su contacto
y el rumor del postrer beso.

Es el rumor de la vida
que en su seno se ha gestado,
de esa negrura infinita
que nos deja anonadados.
El rumor de un solo ojo,
de una brecha en el espacio;
el rumor de su apertura
y el rumor del primer llanto.

creativeCommons

Pablo Fernández de Salas


Visita aquí la entrada original del blog sobre este poema.