Navidades de cartón

Hoy es un día cargado de ilusión, en especial, aunque no exclusivamente, para los más pequeños. Una ilusión que se refleja en las miradas mientras muchos regalos se entregan y abren, en un intercambio que sucede en multitud de hogares. Sin embargo, esos hogares no son siempre una casa o un lugar fijo. Para algunos puede ser esa cafetería donde se comparten las tardes con los amigos, o ese parque cuyos árboles crecen a la par que envejecen sus visitantes. Cuando una familia se muda, las paredes que la rodean cambian de forma, pero el hogar se mueve con ella, aunque a veces tardemos un tiempo en darnos cuenta de que lo ha hecho.

Navidades de cartón

Con alegría resuenan
las voces de un villancico.
Las paredes son de cal,
en el monte un crucifijo
y en su melena perenne
los años muestran un nicho.

En este valle no nieva
aunque quieran los chiquillos.
En este valle no nieva,
no nieva pero hace frío.

Las ventanas condensadas
por dos alientos de niño
mientras abren sus regalos,
en un extraño destino,
bajo la sombra de un árbol
de juguetón colorido,
pero entre cajas marrones
de más sobrio contenido.

Navidades de cartón
y de aromas de mudanza:
en maletas la ilusión,
y una familia por casa.

En un patio de cemento,
un limón de gesto altivo
y ataviado con adornos
de jugosos amarillos,
a una colonia de hormigas
les proporciona cobijo.

El tiempo barre los días
y las historias que han sido,
y del limón solo quedan
briznas que azota el olvido.
Pero esas tardes aún viven
en los recuerdos de un niño,
entre las cajas marrones
y su arduo laberinto,
donde una infancia inmortal
rastrea el cofre perdido.

Con el paso de los años
muchos mapas se han rendido
a la mente exploradora,
a ese ojo inquisitivo,
pero, aunque el paisaje cambie,
el sentimiento es el mismo,
y avivan los mismos fuegos
corcheas de un villancico.
Hoy los acordes son suecos
y de canela sus ritmos,
y valencianos sus tonos,
y gaditanos sus himnos.
Puede que la canción cambie,
pero el sentir no es distinto.

Navidades de cartón
y de aromas de mudanza:
en maletas la ilusión,
y una familia por casa.

creativeCommons

Pablo Fernández de Salas

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s