Aroma a bollitos de canela

El olfato puede hacernos viajar a través del tiempo, trasladando nuestra mente a vivencias pasadas que de otra forma permanecerían sumergidas en nuestros recuerdos. En mi caso, el aroma a canela de un bollo recién calentado, mezclado con el del café, me lleva de vuelta a los viajes en metro para ir a trabajar, cuando el desplazamiento diario era parte de la rutina.

Hoy, 4 de octubre, se celebra en Suecia el día nacional del bollo de canela, y su olor ha vuelto a llevarme a través de los meses hasta esas mañanas frescas del pasado febrero, poco antes de que cierto virus decidiera parar el mundo.

Aroma a bollitos de canela

Un olor me despierta en la mañana
cuando, dormido, penetro en su boca;
un guijarro más en tallada roca;
venas de hierro hasta la tramontana.

Un olor dulce que aviva mi gana
desde el momento en que mi nariz toca.
Pliegues de harina y azúcar no poca.
Aroma a pasión y emoción cercana.

Olor de una jornada matutina,
de vida tranquila y felicidad.
Olor a canela y sabores cuerdos.

Olor a trabajo, olor a rutina,
olor al vaivén de la realidad…
Olor que ahora vive de los recuerdos.

creativeCommons

Pablo Fernández de Salas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s